Según Barata, Graña y Montero sí sabía del pago de sobornos.

Compartir

Las declaraciones de Jorge Barata, ex hombre fuerte de Odebrecht en Perú siguen generando impactos, y en muchos casos desmintiendo algunas versiones de presuntos implicados y beneficiados por las ilegales acciones de la constructora brasilera. Esta vez se trata de los representantes de la empresa peruana Graña y Montero, que ha sido socio de Odebrecht en diversas obras en el país.

Aseguran que hay nerviosismo en Graña y Montero / Foto: Google Maps

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

El semanario Hildebrandt en sus Trece (HEST), publica la totalidad de las declaraciones de Barata al fiscal Hamilton Castro, encargado de la investigación del caso «LavaJato» en Perú. Según la revista, en estas declaraciones desmiente a los voceros de Graña y Montero (GyM), sus socios en la construcción de la Interoceánica y del Tramo 1 de la Línea 1 del Metro de Lima.

Como recuerda HEST, el 2 de febrero de este año, Mario Alvarado Pflucker, gerente general de GyM argumentó que su empresa se sintió engañada.

«Es una pena decir que hemos sido engañados nosotros, han sido engañados los bancos e instituciones de todo tipo en este proceso», declaró el gerente general de la compañía Mario Alvarado Pflucker a RPP.

El semanario revela que Barata los desmiente tajantemente:

Fiscal Castro: ¿Cuál es el grado de intervención en el acuerdo ilícito y en los pagos realizados a Alejandro Toledo de las demás empresas consorciadas en el proyecto Interoceánica, tramos 2 y 3?

Barata: El pago (a Toledo) ha sido por Odebrecht, pero el resto de empresas sí tenían conocimiento, no detalles, pero sí sabían que existía el acuerdo. Esto fue más o menos así: ellos (los socios) sabían que habíamos pagado y sabían que tenían que asumir lo que les correspondería«

Según el semanario esta declaración indica que el pago de sobornos a Alejandro Toledo, habría sido asumido «de manera proporcional por los cuatro socios del consorcio Conirsa que ejecutó los tramos 2 y 3 de la Interoceánica Sur: Odebrecht, Graña y Montero, ICCGSA y JJC Contratistas generales».

NERVIOSISMO EN GYM

HEST asegura también que maneja información sobre las acciones que el fiscal Hamilton Castro estaría a punto de tomar, al incluir a Graña y Montero como investigado por el caso Interoceánica Sur.

También señala que en la empresa «cunde el pánico» por el giro que tomarían las investigaciones. Afirman que en GyM saben que el congreso y el Ministerio Público han recibido documentos bancarios que revelan extraños pagos de GyM clasificados como «transferencia tecnológica» pero que en realidad podrían estar relacionados a la entrega de coimas.

Existen, según la revista, transferencias detectadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) están vinculadas con una serie de depósitos realizados por el consorcio IIRSA Norte, es decir, Odebrecht y GyM a la empresa peruana Constructora Área SAC. El dinero terminó en una cuenta de una offshore panameña en Bahamas cuyo propietario se desconoce».

José Graña Miró Quesada, presidente de GyM y accionista del grupo El Comercio ha remitido – siempre en versión de la revista- un oficio a la comisión LavaJato del Congreso para adelantar que no podrá acudir a la citación del lunes 27 de febrero y ha solicitado reprogramar la fecha.

PRIMEROS EFECTOS

Los primeros efectos de esta información se ven en la Bolsa de Valores de Lima, donde las acciones de GyM se cayeron hasta más del -30%, tal como lo informó el periodista Christopher Acosta.

En la Bolsa de Nueva York, donde GyM cotiza, el escenario es similar. El desplome de sus acciones llega al -34.18% Y aquí cabe señalar, que si se comprueba la participación de la empresa por acción u omisión en el pago de sobornos, podrían ser susceptibles de una multa por la bolsa estadounidense e incluso la anulación de la puesta en valor de sus acciones en dicho mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *