¿Por qué José Chlimper debería ser (más) investigado por la fiscalía?

En recuadros. José Graña (de pie) y José Chlimper, cuando eran miembros del directorio de GyM en 2012 / Foto: GyM

Compartir

Una parte de la historia reciente del caso Lava Jato, ubica a los fujimoristas en una posición incómoda. El allanamiento de sus locales y la investigación a las finanzas del partido, luego de las declaraciones de Marcelo Odebrecht y la confirmación de una presunta entrega de dinero a la campaña presidencial de Keiko Fujimori del año 2011 ha puesto más que nerviosos a los partidarios de Fuerza Popular.

En recuadros. José Graña (de pie) y José Chlimper, cuando eran miembros del directorio de GyM en 2012 / Foto: GyM

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

Luego del allanamiento del último jueves, la lideresa del partido señalaba que la fiscalía actuaba por revanchismo político tras la denuncia constitucional presentada por Daniel Salaverry contra el titular del Ministerio Público. Aseguró que uno de los “sustentos” para la intervención de los locales fue que José Chlimper, actual secretario general de Fuerza Popular, “no sabía lo que ocurrió en el 2011 cuando el no fue dirigente de nuestro partido”.

Sin embargo, la presencia del empresario es más fuerte, no solo en el fujimorismo, sino en otros casos donde el largo brazo de la corrupción de Odebrecht si llegó y que Keiko Fujimori -y el mismo Chlimper- pretende desconocer: la actuación de las empresas consorciadas en los manejos corruptos.

EL PASADO DE CHLIMPER

La relación del hoy director del Banco Central de Reserva con el fujimorismo y con una de las empresas asociadas al caso Lava Jato es bastante antigua. Empecemos con sus relaciones con el fujimorismo.

En 1995, Chlimper fue elegido como regidor de la Municipalidad Metropolitana de Lima por la lista de Cambio 90 – Nueva Mayoría, una de las tantas razones sociales que el fujimorismo utilizó y que postuló a la alcaldía a Jaime Yoshiyama.

Ficha de Infogob de José Chlimper. En recuadro su candidatura como regidor del fujimorismo / Foto: Infogob

Es en el año 2000, cuando Chlimper forma parte del gabinete ministerial durante el tercer gobierno de Alberto Fujimori, logrado en medio del caos producido por su ilegal candidatura luego de la interpretación auténtica que le permitió postular por tercera vez a la presidencia. En ese momento, Chlimper asumió la cartera de Agricultura, y fue durante ese período que se promulgó la Ley 27360, denominada “Ley Chlimper”, pues promocionaba la labor de las empresas agroexportadoras, a costa de la reducción de los derechos laborales de los agricultores, norma que, coincidentemente, beneficiaba a una de las empresas de la que era miembro: Drokasa.

Posteriormente en el 2011 fue vocero político de Fuerza 2011, durante la campaña presidencial de ese año. En el 2014 asume la Secretaría Nacional de Relaciones Internacionales de lo que ya se denominaba “Fuerza Popular”, en el 2015 es el Sub Secretario General Nacional y asume la secretaría General y la representación legal del partido desde el 20 de mayo de 2016, tras la salida de Joaquín Ramírez de ese cargo luego de las denuncias que lo involucran en el delito de lavado de activos, caso que aún sigue en proceso. En esa campaña electoral Chlimper fue señalado como el autor de la edición de unos audios que, aparentemente, libraban a Keiko Fujimori de la acusación por ese delito.

CHLIMPER EN GRAÑA Y MONTERO

La Ley General de Sociedades, promulgada en el año 1997, establece en su artículo 177 lo siguiente: (el subrayado y resaltado son nuestros)

Los directores responden, ilimitada y solidariamente, ante la sociedad, los accionistas y los terceros por los daños y perjuicios que causen por los acuerdos o actos contrarios a la ley, al estatuto o por los realizados con dolo, abuso de facultades o negligencia grave.

Es responsabilidad del directorio el cumplimiento de los acuerdos de la junta general, salvo que ésta disponga algo distinto para determinados casos particulares. 

Los directores son asimismo solidariamente responsables con los directores que los hayan precedido por las irregularidades que éstos hubieran cometido si, conociéndolas, no las denunciaren por escrito a la junta general.

Es por ello que nos preguntamos por qué el actual secretario general de Fuerza Popular está de costado, sin ser observado por la fiscalía que investiga los casos de la Interoceánica y de la Línea 1 del Metro de Lima. ¿Y por qué tendría que estar observado Chlimper Ackerman?

En el año 2005, durante el gobierno de Alejandro Toledo, se concesionaron los tramos 2 y 3 de la Carretera Interoceánica Sur. Entre las empresas que formaban el consorcio con Odebrecht se encontraba Graña y Montero.

En febrero de este año Marcelo Odebrecht declaró ante los fiscales peruanos que las empresas consorciadas conocían del pago de coimas para obtener la buena pro.

“El pago ha sido por Odebrecht, pero el resto de empresas sí tenían conocimiento, no detalles, pero sí sabían que existía el acuerdo. Lo que sí es cierto es que se distribuyó entre los consorciados, no recuerdo la fórmula exacta, esto lo verificaré. Esto fue más o menos así, ellos sabían que habíamos pagado, y sabían que tenían que asumir lo que correspondería”, indicó Barata en Curitiba.

Revisando memorias institucionales de la empresa Graña y Montero, encontramos en la del año 2008 que, entre los miembros de directorio se encontraba desde el 2005, José Chlimper Ackerman, durante la presidencia de José Graña Miró Quesada, hoy con prisión preventiva mientras duran las investigaciones de este caso.  Chlimper además formaba parte del Comité de Auditoría y Procesos, que es una especie de grupo de fiscalización de los procesos de los cuales la empresa forma parte.

Extracto de la memoria institucional del año 2008 / Foto: GyM

En el año 2008, Chlimper repitió el plato como director de Graña y Montero, permaneció en el cargo hasta el 2010 para luego continuar hasta el 2012.

En esos años (2008-2011) durante el segundo gobierno de Alan García, se concesionó la Línea 1 del Metro de Lima. El ganador en ese momento fue el consorcio conformado por Odebrecht y la empresa peruana Graña y Montero. (Para más detalles ver “El tren eléctrico de Alan García y Odebrecht”)

Memoria institucional de GyM en el 2008, con el nombre de dos viejos conocidos / Foto: GyM
Y en el 2012, volvieron por más / Foto: GyM

Durante todo ese tiempo, Chlimper también repitió la experiencia en el Comité de Auditoría y Procesos, razón por las cuales -por lo menos- algún conocimiento tenía de la forma en que se manejaban los procesos de concesión. Entonces, atendiendo a lo que dice la ley de sociedades y a las acciones que la fiscalía está tomando en el caso Lava Jato, le corresponde al menos, ir a responder por este caso y también explicar -detalladamente- el financiamiento de las campañas del 2011 y el 2016 que tuvieron a Keiko Fujimori como candidata y la presunta relación con una vieja conocida de Chlimper cuando estaba en Graña y Montero: Odebrecht.

Integrantes del Comité de Auditoría y Procesos de GyM en el 2008 / Foto: GyM
Integrantes del Comité de Auditoría y Procesos de GyM en el 2012 / Foto: GyM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *