PLAN D ESCAPE. La revocatoria revanchista y segregacionista

Foto: Internet

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Foto: Difusión
Foto: Difusión

Por: Francisco Pérez García

Los peruanos que vivimos y votamos en Lima estamos en una coyuntura histórica en dos procesos electorales. Pasaremos al archivo por ser la primera vez que elegimos a una mujer como máxima autoridad de la capital perucha y podríamos ser los primeros en botarla, por culpa de errores particulares y un revanchismo de perdedores que no soportaron perder la mamadera del poder hecha corrupción.

Vemos, casi con estupor, como la maquinaria de los solidarios, los apristas y fujimoristas han logrado calar en la gente con el mecanismo de siempre: desinformación, insultos y dádivas ofensivas para los que menos tienen.

El proceso empezó cochino, con hinchas prediciendo al día siguiente de la toma de mando que Villarán fracasaría y habría que revocarla. La prensa de siempre (misógina, oligárquica y macartista) hizo lo suyo junto a sus parientes populares y el discurso caló.

Siguió siendo tan turbio que cuando Marco Tulio dijo que juntaría un millón de firmas la gente se lo creyó. Fue tan cochino que las firmas recolectadas pertenecían a muertos, «golondrinos» y hasta menores de edad.

Fue tan sucio que cuando capturaron muchachitos en una fábrica de firmas NADIE levantó la ceja. Y fue tan malévolo el proceso que las pocas firmas válidas obtenidas por los revocadores (muy lejanas a su mentado millón) fueron conseguidas con galletitas, fideos y cifrut a cambio.

Foto: Internet
Foto: Internet

Un proceso tan pero tan de bajo mundo que un promotor oscuro como Carlos Vidal es callado por Marco Tulio cada vez que no puede explicar por qué quiere revocar al Concejo y cómo pudo financiar la recolección de firmas.

Tan repulsivo es el proceso que los políticos recorridos del aprismo y el fujimorismo no han dudado en «donar» su maquinaria politiquera para hacer triunfar el sí. Y tal vez colocar a Castañeda para que no sea rival en la siguientes presidenciales (quién sabe) alimentando el apetito de quien vivió feliz en licitaciones amañadas y trámites irregulares y que parece no importarle si esta vendetta la pagamos todos los peruanos. Total la cosa es recuperar el botín.

Tan del otro mundo es esta locura, que entre los financistas de Marco Tulio aparecen deudores, gente de escasos recursos y hasta muertos, pero el señor Gutiérrez le pide transparencia a los del NO.

Tan innombrable es esta carrera que el señor Marco Tulio y su amigo Mulder le dan a la alcaldesa el mote fallido de la pituca blanquiñosa que no es del pueblo al igual que quienes defendemos su gestión.

Foto: Internet
Foto: Internet

Claro, están también los que picaron el anzuelo del lado del No y llevaron el debate a niveles segregacionistas, con comentarios que creyeron apoyarían, pero totalmente fuera de lugar.

El debate se fue al demonio. El revanchismo cobra vigencia (como el artista al que no le cumplieron un capricho y se fue para el otro bando)

Nadie discute las miles de escaleras construidas, los proyectos a mediano y largo plazo, la ansiada Reforma del Transporte (que el alcalde anterior detuvo), el tortuoso camino a la mejora del mercadeo mayorista en la ciudad, la inversión en cultura, la ampliación y mejora de los parques, los programas sociales… A nadie le importa, solo les jode que una mujer pituca haya intentado hacer política honesta.

Hubo errores en el primer año, algunos desaciertos también. Pero ¿quién no los tuvo? Y porque Susana lo tuvo hay que eliminarla y que se detenga todo… Por mudos apetitos personales.

El 17-M nos la jugamos… Tal vez no ganemos, pero me queda la satisfacción de haber apoyado una propuesta distinta y sobre too decente, a pesar de lo que los revocadores pretenden hacerle creer a la gente. Hoy Lima cumple años… Piensa un poquito y mira como vino este proceso…  Mira lo turbio de la revocatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *