[Opinión] Nos robaron el partido

Compartir

¡Eso no fue falta!, se lamenta, entre lágrimas, Rodrigo, un niño de apenas 8 años, mientras enjuga su rostro con el revés de la camiseta blanquiazul que su padre, un egregio hincha blanquiazul, le compró para que vaya por primera vez al estadio.

La celebración tras el penal atajado / Foto: Perú21

Por Javier Contreras Martínez
@javier_contmar

Es las 9:30 de la noche en el Nacional de Lima, y la sensación de robo es absoluta. Alianza, el equipo de La Victoria, el de “Perico”, Cubillas, Cueto, Waldir, Jayo y del “rasho” Aguirre había hecho un partido dignísimo.

Tenía, al frente, al campeón de América, al mejor técnico de la región, al mejor arquero de la Argentina, al 10 colombiano (por eso la veintena de barristas que alentaban al River vestidos con la camiseta cafetera), y las apuestas, todas, daban como favorito al equipo argentino. Algunos, auguraban una goleada.

Pero Alianza, como bien saben las 40 mil almas que dejaron el aliento en las graderías del José Díaz, es el más grande del Perú, y salió, alentado por su gente y ordenado por su técnico (un viejo zorro del fútbol, de esos sabios que ya no hay) a jugar con la frente en alto, de igual a igual, consientes de sus limitaciones, pero amparados en su historia.

Así pisó el gramado e inició el primer tiempo, un Alianza nervioso veía como River les llegaba. Por un momento, desde mi asiento, en oriente, me temí lo peor. Pero los cantos de la hinchada no se detenían, ni bajan de intensidad, aún a esta hora tengo los oídos retumbando por la potencia de esas voces, y poco a poco, el equipo fue asentándose en la cancha. Cartagena, con la banda de capitán en su brazo derecho, se erigió como el patrón de la media cancha y empujó el equipo hacia adelante.

Manzaneda, la figura del partido / Foto: Fox Sports

Atrás, no le recuerdo mejor partido al gato Cuba, cortando cada ataque, cerrando el menor desborde, marcando al milímetro a cada rival, y dándose maña para cruzar al área contraria. Precisamente, a los 30 minutos, cuando Alianza ya era más sobre el césped, y Affonso había perdido un mano a mano con Armani, el defensor chosicano (¡de dónde más podría ser!) sacó un lateral desde la banda hasta el área demostrando una potencia de manos poco usual en un marcador peruano, que fue pivoteado por el 9 uruguayo que tiene Alianza, (quizá lo único bueno que el charrúa hizo en el partido) y entonces, Manzaneda, flaquito y quimboso, como suelen ser los extremos aliancistas, se encontró con el balón, solo, frente al arquero que desesperado quería achicar y definió a un costado. Gol, y el estallido fue aún mayor.

El segundo tiempo fue una foto repetida, River, desordenado, apurado, torpe con el balón, atacaba a un Alianza, que esperaba agazapado, ordenado, con una defensa muy bien parada, que se encargó de despejar cualquier atisbo de ataque y un Gallese inspirado, que lucía seguro ante las pocas pelotas que su defensa no despejó. El 1 de la selección terminó por hacerse figura al atajar un penal muy bien ejecutado.

Así llegamos al minuto 97, con Rinaldo, Arroe y Gonzáles en la cancha, hubo un respiro para los de Russo. Y entonces el árbitro, que durante los 90 minutos decidió jugar un partido aparte, obviando faltas de River, evitando sacar tarjetas ante golpes arteros de los argentinos, y castigando con severidad las reacciones peruanas, entonces, el colegiado colombiano decidió ver en un rechazo de Gonzalo Godoy muy cerca del área, una falta, nadie la vio, solo él, y ante la ausencia del VAR, su palabra es ley.

Lo que le sigue, es sabido, Ferreira tomó el balón y esta vez Gallese no fue San Pedro y no nos hizo el milagro. Empató River, no lo merecía, ni hizo nada para conseguirlo. El punto que se llevan de Lima se lo deben al árbitro.

La lágrima de Rodrigo, es la de todos los aliancistas, la de todos los peruanos. Es lágrima de rabia, de indignación, porque nos arrebataron la victoria que merecíamos, que construimos durante todo el partido, porque, simplemente, nos robaron el partido.

Tags: , , , ,

Javier Contreras

Author:Javier Contreras

Periodista de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Interesado en investigar temas relacionados a la cultura, educación y sociedad. Sueño con un mundo mejor, más justo, honesto y solidario y creo que el periodismo es una herramienta para conseguirlo. Comprometido con los derechos humanos pero no con el falso activismo.

No comments yet.

Leave a Reply