¿Feliz día del Periodista? Nada que celebrar

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A 200 días de la emergencia sanitaria, las cifras son negativas para el ejercicio periodístico en el día de su profesión.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por: Francisco Pérez García
@franco_alsur

Foto de portada: El Comercio

Este 1 de octubre que se «celebra» el día del Periodista, se cumplen 200 días de la emergencia sanitaria en Perú. 200 días donde las cifras alrededor de la carrera periodística no permiten hacer ningún balance positivo para los hombres y mujeres de prensa.

Las cifras publicadas este jueves por la Asociación Nacional de Periodistas (ANP) revelan una realidad difícil para el periodismo en el país. En más de seis meses de cuarentena, 163 periodistas han fallecido. Han habido 109 ataques a la libertad de prensa y al menos medio millar de colegas han quedado sin empleo.

De los 163 periodistas fallecidos, 92 perdieron la vida a causa de la Covid19, 39 de ellos fueron contagiados mientras se encontraban trabajando cubriendo las noticias en lugares que eran focos infecciosos. 71 periodistas fallecieron por otras complicaciones de salud que no pudieron ser atendidas en los centros de salud al encontrarse suspendidas las atenciones en centros de salud por priorizar la atención de la pandemia.

A esa cifra, señala la ANP «se suma en este periodo la muerte de otros 14 trabajadores y trabajadoras de medios entre administradores, conductores, locutores, columnistas, entre otros».

La región donde se presenta la mayor cantidad de fallecidos es Lima con 46 víctimas, seguida de Iquitos (9), Cusco (8), Arequipa (7), Áncash (7), Ica, Ayacucho y La Libertad tienen 5 cada una; mientras Piura, Puno y Tumbes 4.

La pandemia del desempleo

Además de la enfermedad y la muerte, otro hecho que ha afectado a los periodistas en estos 200 días de emergencia ha sido el desempleo que han tenido que enfrentar, sobre todo en los conglomerados empresariales que pese a recibir el apoyo de los créditos de Reactiva Perú terminaron despidiendo a sus trabajadores.

Según la información recogida por la ANP existe al menos, medio millar de trabajadores y trabajadoras de medios de comunicación que perdieron su empleo en los últimos 200 días de emergencia sanitaria.

En estos más de seis meses, la ANP ha registrado la salida de alrededor de 300 trabajadores y trabajadoras del Grupo El Comercio (considerando quienes perdieron el empleo con el cierre de Publimetro y la edición impresa del diario El Bocón).

De igual forma se cuenta medio centenar de despedidos/as en el Grupo La República, según fuentes directas. Igualmente, Panamericana TV ha sometido a casi un centenar de empleados y empleadas a suspensión perfecta de labores.

En la antesala de este alarmante panorama se cuenta que los grandes conglomerados mediáticos -a pesar de haber accedido a programas como Reactiva Perú (créditos baratos orientados a mantener el empleo) u otros mecanismos de asistencia -como el subsidio a empresas que cubrió el 35% del sueldo de trabajadores que ganan hasta 1,500 soles- aplicaron medidas de considerables recortes salariales, además de la no renovación o término anticipado de los contratos que vencieron en este periodo de personal en planilla o corresponsales en provincias de los grandes medios.

En las grandes empresas mediàticas le dieron de baja a los corresponsales de regiones, a quienes redujeron los encargos y por ende sus ingresos económicos o les cancelaron el contrato. Tal es el caso de ATV por ejemplo.

El ataque a la libertad de prensa

Además del impacto económico que han sufrido los periodistas en regiones, que en la mayoría de casos realiza su labor de forma independiente y por ende no han recibido ni un bono de beneficio del gobierno, se suma el tema de los ataques a la libertad de prensa.

El informe de la ANP revela que en 200 días de emergencia han existido 109 ataques a periodistas y medios de comunicación que se han cometido desde el 16 de marzo.

«El tipo de ataque más frecuente ha sido la amenaza y hostigamiento con 26 incidencias. En segundo lugar se ubican la agresión física y verbal (18), y las trabas al acceso a la información (18), seguidos por la intimidación judicial (12). También se han presentado ciberataques (10), discursos estigmatizantes (10), detenciones (5), presiones y sanciones administrativas (4) y robos (4).», señala el informe.

En este periodo de pandemia, los agresores de mayor reincidencia son los agentes de seguridad (policías, militares, serenazgo, vigilante), que han ocasionado 39 ataques a periodistas, seguidos por funcionarios (28) y civiles (24). Le siguen los elementos no identificados (11) y empleadores (7).

Asimismo, el periodismo digital ha sido el más golpeado con 51 incidencias, seguida de la prensa radial (28), televisiva (25) y escrita (5).En la segmentación por provincias, Lima es la que tiene más ataques con 14 casos registrados, seguida por Cañete y Puno con 7 cada una. También se cuenta a Tumbes (6), San Román-Juliaca (5) y Pomabamba (5).La cifra de ataques a periodistas y medios de comunicación desde el 16 de marzo hasta la fecha ya ha equiparado al total que registró la ANP en el transcurso de todo el año 2019 (108).

Este escenario resulta alarmante para la ANP, cada vez que significa que, en los momentos que la prensa se dispone a realizar su trabajo con mayor diligencia para servir a la ciudadanía, recibe un mayor número de ataques que intentan impedir el quehacer periodístico.

A este paso, este 1 de octubre no hay nada que celebrar y si mucho por reflexionar y luchar en este país desde el periodismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *