El Pacto de Migración. Derrumbando algunos mitos.

Compartir

Perú junto a más de 149 países firmó hace unos días el Pacto Mundial para la Migración de la ONU. De inmediato, las voces histéricas de los trolls y de varios xenófobos, acusaban al presidente Vizcarra de abrir el país para que «más extranjeros» y «más venezolanos» vengan «a quitarnos lo que tenemos». Tranquilo amigo, amiga, que defiendes a tu patria desde que Chile intentó invadirnos nuevamente, según el diario La Razón (?). Aquí te explicamos las verdades detrás del Pacto para que no andes compartiendo memes que desinforman y te conviertas en un difusor de «feik nius».

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

En efecto el lunes 10 de diciembre, una reunión de representantes de más de 150 gobiernos en Marruecos fue el escenario donde se firmó el “Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular», acuerdo que busca promover el respeto a los derechos humanos de los migrantes y sus familias así como generar espacios de igualdad plena en los países de acogida.

El acuerdo, finalmente fue aprobado esta semana en la Asamblea General de la ONU. Sin embargo, la discusión de este documento, generó una serie de debates en diversos países donde se discutió el contenido del mismo. El diario El Clarín de Argentina hace un resumen de lo vivido en esta jornada en Marruecos y cómo reaccionaron algunas naciones.

La gran mayoría de los 192 países que participaron en la negociación apoya el pacto, pero entre los gobiernos que lo rechazaron en las últimas semanas están los de Hungría, Austria, la República Checa, Polonia, Bulgaria, Australia, Eslovaquia e Israel. Estados Unidos no participó siquiera en las negociaciones iniciales. Suiza e Italia no están representadas en Marrakech porque sus Ejecutivos quieren que primero decidan los Parlamentos nacionales. En Alemania, el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) forzó que se debatiera en el Parlamento, donde una mayoría de los legisladores votó a favor de apoyarlo porque consideró que no contiene «ningún tipo de efecto que modifique la ley o con efecto de ley».

Entonces ¿por qué tanto escándalo en Perú?

A ver. Vamos por partes. Mientras nos debatíamos en el tema del referendo, la cancillería ha trabajado este tema. Según señala la Agencia Andina:

La posición peruana con relación al Pacto Mundial fue el resultado de una consulta nacional que recibió aportes de 21 entidades públicas y 14 de la sociedad civil, incluyendo universidades, organizaciones no gubernamentales, la Conferencia Episcopal Peruana y representantes de migrantes.

Al respecto, Ana Arrunátegui, representante de la Asociación de Familiares de migrantes peruanos en el exterior (Afamiper), declaró para Spacio Libre, que fueron parte de los talleres de consulta sin embargo asegura que las autoridades peruanas, finalmente, hicieron lo que quisieron.

Esto, contradice la versión oficial, que según la misma Agencia Andina

(…) tiene muy presente el hecho de que existen más de tres millones de compatriotas residiendo fuera del Perú. En ese sentido, se espera también que el Pacto Mundial sea una herramienta para lograr mayores niveles de coordinación política y de cooperación a nivel regional y global en favor de nuestros connacionales en el exterior.

 

Al respecto, conversamos con Freddy Valencia, presidente de Afamiper, quien en diálogo con Spacio Libre desde Estados Unidos nos explicó cómo fue el proceso de participación de la sociedad civil, para confirmar la posición del Estado peruano en este pacto que -repetimos- NO ES VINCULANTE. 

Valencia nos comentaba que junto a otras organizaciones de la sociedad civil, forman parte de la Mesa Intersectorial de Gestión Migratoria, en la cual (como en varias mesas estatales) solo tienen voz pero no voto al participar como observadores. 

«Nuestra propuesta, siempre ha sido reconocer a la migración como un derecho humano. Incluso proponemos que el término adecuado debe ser «movilidad humana» (…) Para el pacto hemos propuesto que la participación de la sociedad civil en las políticas migratorias debe ser más visible de lo que es hasta hoy». 

Asimismo, el presidente de Afamiper consideró que los migrantes son grupos humanos «que están sometidos a situaciones de vulnerabilidad y deben ser sujetos de derechos. Migrar no es un delito. La regularización de papeles debe ser solo una situación administrativa, no penal», consideró.

Le preguntamos a Valencia si es cierto que el Pacto abre las fronteras para que ingrese cualquier persona a nuestro territorio sin importar su accionar con la justicia o sus antecedentes. 

Al respecto, puso como ejemplo el caso de Chile, país que no ha firmado el Pacto: 

«Lo que está haciendo Chile, puede ser criticable, pero responde a una política migratoria, la cual están defendiendo para lo que ellos consideran el bienestar de su gente».

Aquí, cabe recordar a los paranoicos que andan diciendo que Vizcarra abrirá nuestras fronteras, que en realidad fue durante la gestión de Pedro Pablo Kuzcynski se liberó el acceso de los migrantes, en este caso, los venezolanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro. 

Es durante el régimen del actual presidente que en algo se pusieron filtros para el acceso y permanencia de los migrantes que ingresaban al país. 

Algunos datos para terminar con el «fake news»  

  • El pacto no aborda la situación de los refugiados, que se trata aparte en el Pacto Global sobre los Refugiados, que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) adoptará en su informe anual a la Asamblea General de la ONU.
  • Los 23 objetivos del acuerdo incluyen, la lucha contra algunas de las causas de la migración en los países de origen, así como contra el tráfico de migrantes.
  • Ojo con esto: El acuerdo prevé un refuerzo de los controles fronterizos, que se evite la «migración irregular» y que se posibilite el acceso fronterizo «seguro y regular», así como un «retorno digno» a los países de origen. Asimismo establece una mejor coordinación entre las agencias de rescate de los migrantes.
  • «Si se aprueba el pacto nos inundarán los migrantes» Tranquilo, el diario El Mundo, recoge las declaraciones del investigador en temas migratorios Olaf Kleist quien señala que:  «El número de migrantes en todo el mundo lleva manteniéndose constante desde hace décadas, eso no cambiará», afirma. Este no es el sentido del texto ni tampoco ofrece una base para ello. «El pacto busca también limitar la migración y combatir a los traficantes de personas», dice Kleist. En ningún caso facilita la migración irregular.
  • El pacto incluye llamados a «mejorar la situación en los países de origen para que no haya motivos para que sus habitantes los abandonen.» 
  • El documento es un respaldo para los emigrantes, como el caso de los peruanos, cuyo número es importante en diversos países del mundo. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *